Titulares

lunes, 22 de mayo de 2017

La Marcha Verde recorre Azua con el grito de castigo y justicia

REDACCION

Este pueblo elevó ayer un grito popular: castigo contra los corruptos y fin de la impunidad. Lo hizo vestido de verde y acompañado de otros pueblos.

En efecto, la Marcha Verde del Sur congregó gente de Baní, Barahona, Baoruco, San Juan, Jimaní, Santo Domingo, Santiago, San Francisco de Macorís, el Distrito Nacional y otras demarcaciones.
El verde imantó a una gran multitud y recorrió calles y avenidas, parques y espacios públicos. Todo era de ese color: pancartas, gorras, camisetas, accesorios.

Los manifestantes marcharon a ritmo de instrumentos musicales y consignas, hasta desembocar al pie de una tarima, donde hubo atractivos artísticos y ratificación de principios.
En ese sentido, la movilización sirvió para consolidar el Movimiento Verde y sus ideales.
Así pues, una de sus activistas, Jocelyn Melo, reiteró el carácter democrático y pacífico del movimiento.

Lo propio hizo el dirigente campesino Ero Pérez, al leer un documento en el que, además, se reiteran las exigencias de castigo a los involucrados en el escándalo de Odebrecht y en otros casos punibles.
Pérez, sin embargo, fue más lejos: afirmó que la represión oficial puesta en marcha contra grupos contestatarios no arredrará al movimiento. Por el contrario, la gente verde continuará con su vigor, protestando en las calles para reclamar justicia.

De paso, el documento condena el salvajismo policial desatado contra jóvenes y legisladores opositores, cuando el pasado martes intentaron entrar a la Procuraduría General.
La declaración leída por Pérez sostiene que el acuerdo firmado con Odebrecht excluye la investigación de las sobrevaluaciones de las obras ejecutadas por la empresa brasileña.
Por tanto, los verdes piden la recuperación de “los más de 2,000 millones de dólares robados a través de esa modalidad de delincuencia política y empresarial”.

También protestaron para exigir que el contrato para la construcción de las plantas de carbón en Punta Catalina sea cancelado y la obra paralizada.

Asimismo, el documento advierte que el presidente Danilo Medina “se está colocando al margen de la ley”, porque aunque “llegaron los nombres de los sobornados, el procurador sigue con sus tácticas dilatorias, buscando bajaderos para buscar componendas y una nueva burla al pueblo”.
Mientras tanto, Ricardo Nieves descubre en las manifestaciones verdes, “el corazón de un pueblo que late” contra la plaga de la corrupción y la impunidad.

Esto quiere decir que Nieves ve en el corazón popular una fe y una conciencia que definen la invencibilidad de la causa. Las marchas alientan su optimismo.
El entusiasmo verde. Una muralla policial iba delante de la marcha, en actitud vigilante. Pero esto no impidió que la marejada se detuviera a intervalos, se tomara de las manos y formara cadenas verdes.
La vigilancia policial tampoco impidió que vociferaran consignas: “¡El pueblo trabajando y el PLD robando!”, “El pueblo unido jamás será vencido”.

Asimismo, un animador decía: “Los corruptos”, y la muchedumbre respondía: “A la cárcel”.
En tanto, la sotana del padre Rogelio Cruz convocaba la atención, pues era verde y tenía una franja vertical con los colores de la bandera nacional.

Igualmente, Wilkin Manuel Féliz atrajo el interés público, pues iba en silla de ruedas y, vestido de verde, derramaba su entusiasmo. La falta de piernas no lo amilanaba, y con sus manos empujaba la silla.

Otras representaciones fueron más bien pintorescas. En efecto, un hombre llevaba un maletín y representaba a uno de los sobornados por Odebrecht. Otro hombre, vestido de blanco y con una especie de banda terciada al pecho, iba encarcelado sobre un vehículo y era aporreado.
En tanto, el Frente Amplio de Lucha Popular (Falpo) blandía cartelones con fotos del presidente Danilo Medina junto a Ángel Rondón, señalado como la correa de transmisión de los 92 millones de dólares en coimas.

En tanto, personas de San Francisco de Macorís y otros pueblos manifestaron su entusiasmo. También se mostraron conscientes de que la corrupción y la impunidad drenan los recursos públicos e impiden alcanzar el bienestar colectivo.

Sin orquesta, pero con ritmo. La manifestación incluyó las presentaciones artísticas de Manuel Jiménez, KR y Piro. Estos últimos interpretaron “Malcriao” y “Lo subimos y lo bajamos”, respectivamente.

Aunque se había anunciado el debut de la Orquesta Verde, esta no pudo actuar, debido a que sus integrantes no pudieron llegar al lugar. No se supo la razón de semejante ausencia, pero alguna gente se quedó con la expectativa de ver en escena a los intérpretes Winston Paulino, Jairo García y Henry García. La agrupación estaría dirigida por Máximo Jiménez Campusano.
Si faltó la Orquesta Verde, no faltó el contagio popular, a resultas de instrumentos musicales que animaban a los manifestantes.
« Antes
Siguiente »

No hay comentarios

Publicar un comentario