Titulares

lunes, 29 de mayo de 2017

QUE SE HAGA JUSTICIA… DE VERDAD

REDACCIÓN

El suscrito Alfredo Pacheco, fui presidente de la Cámara de Diputados en el período del 16 de agosto de 2003 al 16 de agosto de 2006.

En la dirección de este órgano del Estado actué siempre apegado a la ética, la moral y las buenas costumbres, las cuales desde niño aprendí de mis padres, familiares cercanos y maestros, sin embargo, en estos momentos atravieso por la difícil situación de ser involucrado de manera injusta en el escandaloso expediente Odebrecht, en el que amplios sectores de la sociedad han hecho un justo y consistente reclamo para que se ponga fin a la corrupción y la impunidad en nuestro país.

Ante la posible e injusta imputación, pido a mis familiares, amigos, colaboradores y relacionados, que en algún momento de mi carrera política han votado, confiado en mí, o admirado mi forma de actuar, que me permitan transitar este lamentable y doloroso proceso, del que estoy muy seguro saldré bien, pues no tengo ningún hecho que violente la Constitución de la República, las leyes y las reglas de buen comportamiento en una sociedad.

E igualmente pido que esto llegue hasta las últimas consecuencias y salga la verdad...toda la verdad. Es justicia y transparencia lo que reclamamos todos.

Es de gran sorpresa para mí aparecer en este expediente, ya que cuando dirigí la Cámara de Diputados no recibí dinero de ningún miembro o representante de la referida compañía constructora para la aprobación de los pocos contratos de obras sometidos por el Ejecutivo a la Cámara de Diputados durante ese tiempo.

Estoy seguro, muy seguro, NO HE SIDO SOBORNADO Y NO HE ROBADO, aunque sé que esta situación afecta considerablemente mi credibilidad y la marca ALFREDO PACHECO, que con tanto esfuerzo he logrado y mantenido, mientras los que gestionaron, contrataron, administraron y ejecutaron los proyectos están por ahí muy tranquilos, sin ser señalados por el órgano acusador, rompiendo las reglas para "hacer justicia".

Informo al país que defenderé mi honor, reputación, y demostraré mi inocencia ante la autoridad judicial correspondiente. NO SOY LADRÓN, NO SOY CORRUPTO.

BUSQUEN BIEN SEÑORES QUE COMPONEN EL TREN JUDICIAL, LOS LADRONES ESTÁN AHÍ, ESTÁN A LA VISTA DE TODOS.

¡La fiebre no está en la sábana!

Alfredo Pacheco

Diputado
« Antes
Siguiente »

No hay comentarios

Publicar un comentario