Titulares

martes, 11 de julio de 2017

Invasión pacifica de haitianos en el territorio dominicano alarma ciudadanos.

Editorial 

Recordando la historia dominicana 

La pasada Guerra de la Independencia Dominicana fue el proceso histórico que culminó con la proclamación de la República Dominicana y su separación de Haití en febrero de 1844. Durante los 22 años que precedieron a la independencia, toda la isla de La Hispaniola estuvo bajo el dominio de Haití.

Después de los esfuerzos hechos por patriotas dominicanos para independizar el país del dominio haitiano, varias acciones militares ocurridas entre 1844 y 1856 terminaron por consolidar a la República como un nuevo estado. Los haitianos intentaron varias veces volver a dominar la recién creada República con resultados fallidos hasta que en 1867 Haití reconoció la independencia dominicana.

No obstante, como la situación fronteriza no quedó definida después del conflicto, Haití siguió ocupando el altiplano central, donde están emplazadas las ciudades de Hinche, Las Caobas, San Miguel de la Atalaya y San Rafael de la Angostura. Tras el tratado fronterizo de 1936, la República Dominicana terminó renunciando a esos territorios.

Hoy día se repite la historia con una invasión sin armadas, sin guerra, solo con la determinación de buscar una mejor vida por parte de cientos de nacionales haitianos que actualmente ocupan las principales ciudades y provincias de la República Dominicana. 

Por décadas los dominicanos han sido personas muy hospitalarias que generalmente asilan a todo tipo de extranjeros y en especial a los indocumentados haitianos que pasan la frontera con facilidad solo portando unos centavos en los bolsillos para el pago indiscriminado de peaje. 

Uno de los lugares que está repleto de haitianos ilegales es el distrito municipal de La Caleta y el paraje de Andrés Boca Chica donde cada día salen a las calles y en especial invaden la playa de Boca Chica para vender sus productos sin ningún control sanitario. 

Otro lugar es la avenida Duarte, la Paris, la José Martí, todas están repletas en las aceras, y en las calles con instrumentos y negocios improvisados que la gente que pasa por ahí no tiene acceso a las aceras para resguardar sus vidas. 

Existen grupos de iglesias haitianas que solo asisten haitianos y hablan creole, además en muchas comunidades se practica el budú, con ritos satánicos que antes solo se veía en las zonas fronterizas, ahora se visualizan en cada rincón donde hay muchedumbre haitiana. 

La situación cada día está alarmando a los ciudadanos dominicanos, hasta, a los propios militares y policías, donde en reiteradas ocasiones expresan su inconformidad por la práctica gubernamental de permitir que los haitianos haitianicen el territorio dominicano, solo por no tener ninguna acción en su contra, para que los organismos internacionales no les digan nada. 

El territorio dominicano está siendo gobernado por la Organización de la Naciones unidas (ONU), la Organización de Estados Americanos (OEA), y demás órganos internacionales, ya que a los gobiernos locales nunca le han permitido ejercer su poder sobre la inmigración indiscriminada que por años vienen haciendo los hatianos desde que murió el defensor del país, Rafael Leónidas Trujillo Molina.

En unos años en la República Dominicana, los dominicanos tendrán la necesidad de no enseñarles a sus hijos el idioma español, ya que habrá tantos haitianos que solo se hablará el creole. 

Si las autoridades dominicanas no se unifican para combatir y defender el territorio dominicano, entonces, la independencia fue un tiempo perdido y sangre derramada innecesariamente.


« Antes
Siguiente »

1 comentario

  1. Por lo que leo la unificacion del pais sera inminente, que pena.

    ResponderEliminar