Titulares

lunes, 7 de agosto de 2017

Reelección sin Quirino, Odebrecht y Rondón es difícil..

Por el periodista Salvador Holguín 

Hilando Fino

Para nadie es un secreto en la República Dominicana y fuera del país que para lograr la reelección del presidente Danilo Medina Sánchez en el 2016, no sólo tuvo que “comerse el tiburón podrido”, sino también hacer diabluras que ni los más acérrimos enemigos de la patria y adversarios del PLD nunca pensaron, ni mucho menos imaginaron que podía hacer un hombre como Danilo, que todos lo creíamos serio, decente, leal y transparente, lo que resultó ser todo lo contrario. La conjura reeleccionista de Medina fue ejecutada en tres etapas; la primera la preparó con el gánster brasileño y asesor suyo, Joao Santana, la misma consistió en perseguir e inhabilitar al brazo armador del expresidente Leonel Fernández, el senador y secretario de organización del PLD, Félix Bautista, Danilo Medina mandó a hacerle un expediente judicial que lo asesinara moralmente y lo mantuviera fuera de combate sin capacidad de accionar en su contra ni a favor de Leonel, mientras montaba los planes continuistas.

La segunda fue en el 2015, después de consumada la primera etapa contra Félix Bautista y luego de hacer público que el mandatario Medina iba a la reelección, se complicó la situación porque la cantidad de votos de legisladores no alcanzaban para modificar la Constitución, eso provocó una reunión de emergencia en Palacio, y según nuestra fuente que estaba presente en el lugar con los ministros reeleccionistas y el jefe Medina Sánchez, este le dijo a la diputada que era gorda y que ahora es flaca, que tiene los ojos verdes, que se reuniera con Ángel Rondón y resolviera ese problema, el encuentro se produjo en una suite del Hotel Embajador donde “el pinto” encargado de los sobornos y sobrevaluaciones de Odebrecht, le entregó 800 millones y compraron los diputados del PRD a 10 millones por cabeza.

Y la tercera; aún con todas las bajezas que había hecho Danilo Medina para evitar el retorno al poder de quien lo puso en la Presidencia, Leonel Fernández Reyna, los vientos soplaban tan fuerte que se venían convirtiendo en ventarrones, eso preocupaba a Danilo porque a pesar de destutanar a la hormiguita Félix y comprar todos los legisladores del PRD para pasar la reelección, el León seguía muy fuerte con 70 diputados y 17 senadores que decían: “Leonel Fernández o que entre el mar”, es justo en ese momento cuando Dani y sus ministros reeleccionistas deciden darle un golpe de bolsón a Leonel con el capo Quirino Ernesto Paulino Castillo, aprovechando que según el narco, el príncipe le adeudaba una cuantiosa suma de dinero contabilizada por Quirino en 200 millones de pesos, eso fue suficiente para Danilo Medina quitar del medio a su mentor y guía, Leonel Fernández, escenario y coyuntura que no tiene ahora para otro intento continuista dictatorial.

Ya la pava no pone donde ponía, la primera derrota de intentos reeleccionistas la sufrió el Danilismo con la intentona de querer reelegir la hermana del presidente Danilo, Yomaira Medina Sánchez, en la presidencia de la Cámara de Diputados, a pesar de que realizó la peor gestión que diputado alguno del PLD haya desarrollado en la Cámara Baja, debido a que su paso por la misma puso en peligro la unidad del Partido de la Liberación Dominicana, y su desempeño se caracterizó por diatribas, conflictos y divisiones por la arrogancia y prepotencia con que se manejó, a tal punto que un legislador de su mismo partido, José Laluz, la acusó de ser una dictadora. Hubo planes macabros para desacatar la decisión del Comité Político de esa organización partidaria, en cuanto a un año Yomaira Medina (2016-2017), otro Rubén Maldonado (2017-2018), Radhames Camacho (2018-2019) y Demóstenes Martínez (2019-2020). Esta semana el senador de Azua, Rafael Calderón, se despachó diciendo que si hay que modificar la Constitución para reelegir al mandatario Medina se hará, también dijo que en el partido morado el candidato que garantice la permanencia en el poder de esa organización política es el qué hay que apoyar. Que rápido se cambió de líder Calderón, lo digo porque el que lo lleva al PLD cuando se fue del PRD y abandonó al expresidente Hipólito Mejía, fue Leonel Fernández, al parecer para Rafael el que da los sobrecitos y decretos ese es su comandante en jefe.


El avispero lo desató una reunión que sostuvo el pasado martes el gobernante Danilo Medina en el Palacio Presidencial con los partidos aliados del "Bloque Progresista", Emilio Rivas, del partido Movimiento Democrático Alternativo (MODA), Marino Collante del Directorio Presidencial Reformista, y los presidentes de los partidos Cívico Renovador (PCR), Jorge Radhamés Zorrilla Ozuna; de la Unión Demócrata Cristiana (UDC), Luis Acosta Moreta; Popular Cristiano (PPC), Héctor Rafael Peguero Méndez; Demócrata Popular (PDP), Nelson Didiez; Revolucionario Independiente (PRI), Trajano Santana; Nacional de Voluntad Ciudadana (PNVC), Juan Cohen; de Acción Liberal (PAL), Maritza López; Socialista Verde (Pasove), Antolín Polanco, los dirigentes del Partido de los Trabajadores Dominicanos (PTD), José González Espinosa; y del BIS, José Francisco Peña Tavárez, la justificación fue disque pasar balance a las acciones del gobierno. Los que tenemos niveles de información sabemos muy bien que de lo que se trata es que el príncipe, Fernández Reyna, se viene recomponiendo y se perfila como el candidato a vencer a lo interno y externo del PLD para el 2020, por los errores, maltrato y traición que ha cometido Danilo con los miembros del partido y los que le ayudaron a llegar al poder en el 2012 y a reelegirse en el 2016, que ya no están dispuestos a seguir soportando más humillaciones y discriminaciones en su propio gobierno, y tampoco continuar atajando para que otros enlacen.

De lo que se trató fue de una movida y estrategia política sorpresiva del jefe del Estado Medina Sánchez, para tratar de evitar que los partidos del "Bloque Progresista", que son los que han garantizado los triunfos del PLD en todas las elecciones que ha ganado el partido de Juan Bosch, el traidor sureño no quiere que estos se aglutinen ni hagan causa común con Leonel Fernández, en lo que él prepara quien será su sucesor en la Presidencia, ya que en sus planes está no darle paso a Leonel, mejor prefiere pasarle el poder a Hipólito Mejía y al PRM, si es de entregarle la ñoña al León, ya que la sociedad rechaza y repudia las acciones de planes continuistas del Danilismo, que quiere mantenerse en el poder a como dé lugar, o como se dice en el argot popular “a trocha y mocha”, a pesar de que los actores que hicieron posible la reelección de Danilo y sus paladines en el 2016 no están en eso.


La Constitución de la República en su artículo 124 establece claramente el estatus de los que ocupan la Presidencia de nuestro país que reza de la siguiente manera: "El Poder Ejecutivo se ejerce por el Presidente de la República, quien será elegido por el voto directo. El Presidente de la República podrá optar por un segundo mandato consecutivo, no pudiendo postularse jamás al mismo cargo ni al de vicepresidente de la República". Pero en el caso de Danilo Medina hay un transitorio presentado por el senador Reinaldo Pared Pérez, que establece que el presidente de turno, o sea, Danilo, si fuere postulado a la Presidencia de la República para el período 2016, no podrá optar a un tercer período ni al de vicepresidente, más allá del 2020, por lo que las reglas de juego están más que claras y definidas, a menos que se quieran violentar todos los parámetros legales y constitucionales de la nación dominicana, sólo nos resta esperar si Danilo terminará como el tirano Rafael Leónidas Trujillo o como Hipólito Mejía y Miguel Vargas Maldonado... El presidente Danilo Medina no tiene más nada que ofrecerle al pueblo dominicano que no sea traición, sangre y lágrimas.
« Antes
Siguiente »

No hay comentarios

Publicar un comentario