Latest News

lunes, 6 de noviembre de 2017

Muchos creen el final de la historia de este siglo

ARTICULO

Muchos creen el final de la historia de este siglo, sin ánimo de exagerar, es así como piensan muchos, por las cosas que estamos viviendo en este mundo. Pero vamos a centralizarnos un poco más y vamos analizar un poco esa chica llamada Sociedad de apellido Dominicana.

Aunque queramos hacernos de la vista gorda y hacer caso omiso a las cosas que están pasando en nuestro país, es sumamente difícil hacerlo, por lo menos a las personas que nos queda algo de cordura y el dolor de ver convertirse nuestra Sociedad Dominicana en una película de terror, donde las victimas que caen cada día son una realidad no una ficción.

Padres, abuelos y tíos violando nuestros niños, hombres matando nuestras mujeres como si fueran ratas sin importarles nada, familias destruidas, una juventud sin oportunidades, sin empleo, sin valores.

Un gobierno haciendo intentos, sin terminar de tocar fondo y asumir una mano dura frente a tantas debilidades por la que atraviesa nuestra Sociedad Dominicana. Donde la mayoría de los funcionarios que conforman su gabinete, también hacen intentos sin tocar fondo en las funciones para las cuales son elegidos en x puesto.

Es que da mucho que pensar que un funcionario del gobierno esté en una institución pública haciendo lo que les da la gana, manejando el presupuesto de una institución a su antojo, haciéndose millonarios, construyendo torres, comprando villas fuera y dentro del país y simplemente no pasa nada.

No hay alguien, ni un organismo con la suficiente firmeza de someterlos a la justicia, de actuar con mano dura frente a ese funcionario que faltó a la Sociedad, y es que simplemente no hay justicia, no pasa de un escándalo que ocupa los titulares de las primeras planas de las páginas de los periódicos.

Que preocupación es saber que nuestros sistema de salud y educativo tambalean, donde los médicos y profesores ya son realizan su profesión por vocación, donde cada día exigen y exigen pero al final de la jornada sus funciones en escuelas y hospitales son pésimo.

Los hospitales de nuestro país están desolados, sin medicamentos, donde las personas de escasos recursos lo dejan morir como perros, tirados en el suelo porque no hay camillas para acostarlos.

Las escuelas en su gran mayoría con profesores que no están capacitados para estar en las aulas impartiendo docencia, donde nuestros niños cada vez están más vacíos de contenido, no saben escribir, no tienen educación y no conocen nuestra historia.
Nuestra Policía Nacional, cada vez más podrida y corrompida, con sueldos mediocres y sin valores, donde los ciudadanos en vez de respetarlos tienen miedo de ser atracados por los que son ¨llamados a cuidar la ciudadanía¨.

Y que decir de la iglesia, es ahí donde se para las aguas, todos sabemos los casos de demonios escondidos en una sotana, quienes han dañado nuestros niños, abusando de ellos y en algunos caso también los han matado.

En nuestra Sociedad Dominicana tiempo atrás no era común el caso de las drogas, hoy en día son grandes kilos que se trafican y más grave es, que está, en todos los callejones de nuestros barrios, acabando con nuestra juventud, donde hasta los más miserables tienen acceso a ella.

Por otro lado la delincuencia acabando con nuestro país, donde cualquier pendejo te despoja de tus pertenencias como si fueran de ellos, y peor aún te quitan la vida si te resiste a ellos, el respeto por la vida de las personas se ha perdido. Ya nada importa, ya nadie se inmuta por un hechos, ya es común escuchar los titulares de los medios de comunicación decir mataron, ahorcaron, violaron, degollaron, atracaron, esto ya se ha convertido en el pan nuestro de cada día, por desgracia.

Esto tiene que parar, vamos a poner todos de nuestras partes para que esto cambie, pongamos cada quien un granito de arena para que nuestra Sociedad Dominicana cambie de rumbo. No más embarazo en adolescentes, no más abortos, basta ya de tantas cosas negativas, que empañan el disfrute de una vida en un país con una mejor condición.


Por: Brenda Guerrero
« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario