Latest News

MÚSICA TODO EL DÍA

..........................

lunes, 4 de junio de 2018

Warriors vs Cavaliers: el trance inexplicable de Stephen Curry pone el 2-0

El Oracle Arena recibió a JR Smith bajó cánticos de "¡MVP!". Los aficionados de los Golden State Warriors sabían que el tremendo error del escolta en el primer partido de la serie les había puesto de cara unas Finales que tras la victoria de esta noche tienen un claro color 'warrior'. Los de la Bahía vencieron por 122-103 a unos Cleveland Cavaliers que aguantaron tres cuartos, bastante teniendo en cuenta la diferencia de talento de ambas plantillas, el cansancio acumulado y el golpe moral del Game 1.

"Ha sido una de las derrotas más duras de toda mi carrera", recordaba LeBron James el sábado. Fue la decimosegunda en cuatro años ante los Warriors, pero la que puede enterrar definitivamente el futuro del '23' en su Ohio natal. En el segundo encuentro, un James visiblemente cansado anotó 29 puntos y repartió 13 asistencias en los 43 minutos que estuvo sobre la pista.

Los Cavaliers volvieron a insistir en el mismo ataque efectivo del jueves: posesión para LeBron y pick and roll con sus hombres altos. Steve Kerr sabía de las intenciones de su rival e introdujo a JaVale McGee en el quinteto inicial, en lugar de Kevon Looney. El cambio le salió bien al técnico de los Warriors, LeBron no tuvo tantas facilidades para anotar como en el primer encuentro (51 puntos) y se vio obligado a repartir más juego que de costumbre. El resultado: 13 asistencias pero muchos errores de sus compañeros en los lanzamientos.

El ataque de los Warriors funcionó como siempre. Una regularidad fruto del talento de sus estrellas y unos minutos explosivos para sentenciar el duelo. Esta vez no fue en el tercer cuarto, donde los de Oakland acostumbran a ejecutar a sus rivales. Fue en el último periodo, cuando Stephen Curry anotó dos triples de manera consecutiva y amplió la ventaja de su equipo de siete a trece puntos. El base sumó nueve tiros de tres, superando el récord de Ray Allen (8) en una final de la NBA, en un trance al que ya nos tiene acostumbrados pero que desafía todas las leyes de la lógica cuando sucede. No hay buenas elecciones de tiro ni jugadas preparadas en la mayoría de sus intentos, sólo talento y un pacto con el diablo todavía no descubierto para entender qué es lo que sucede en Curry cuando entra en esta conexión con el aro. Quizás la única explicación que hay es esa: sucede.

Si al trance natural del base (33 puntos) se le añaden 26 de Kevin Durant con un 70% de acierto... Además, 20 para Klay Thompson, un martillo a pesar de la lesión que sufrió en el primer encuentro. Y todo esto sin Andre Iguodala, lesionado, el jugador de los Warriors que mejor puede defender a LeBron...
« PREV
NEXT »

No hay comentarios.

Publicar un comentario