Titulares

lunes, 19 de junio de 2017

Líderes Mormones comparten mensaje ante multitud este fin de semana.

Por Logan Jimenez

SANTO DOMINGO ESTE.- Este fin semana cientos de feligreses cristianos se congregaron en uno de los majestuosos edificios propiedad de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos días ubicados en el sector de los Frailes en Santo Domingo Este con la finalidad de escuchar mensajes espirituales de líderes de la Estaca Las Américas pertenecientes a dicha organización mundial religiosa.

El evento local estuvo presidido por su máximo líder local Calor Javier Lantigua acompañado de sus consejeros Víctor Manuel Liriano y Ángel Arturo Paredes quienes lo acompañan día a día en el trabajo religioso.

El fortalecimiento de la familia como base fundamental tanto en la iglesia como en la sociedad fueron los temas abanderados por el presidente Carlos Javier Lantigua quién recientemente ocupa el cargo eclesiástico. 

Dijo también que el papel de la mujer en el hogar es fundamental para darle una buena educación a los hijos y mantener unida la familia, además el hombre tiene el llamado de cooperar y abastecer con alimentos y cariño a sus parientes. 

En la conferencia llamada “Aferrémonos a la Barra de Hierro” estuvieron presentes ciudadanos miembros y no miembros de la organización religiosa con una asistencia significativa que ocupó la capacidad del salón principal, provocando que se habilitaran otros salones adiciones. 

Cabe destacar que los presentes escucharon los mensajes de los oradores con gran entusiasmo reflejados en sus rostros, provocando que algunos hasta le saltaran las lágrimas de sus ojos. 

Cada seis meses la Estaca Las Américas de la Iglesia de Jesucristo de los santos de los últimos días realiza una conferencia con la finalidad de congregar a todos los miembros de su jurisdicción con el objetivo de fortalecer a sus miembros y darles ánimo en tiempos difíciles. 

Cómo está organizada la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días 

Los santos de los últimos días creen que el señor Jesucristo está a la cabeza de la Iglesia. Bajo Su dirección, las Autoridades Generales y los líderes locales guían y enseñan a los miembros de la Iglesia en todo el mundo.

Líderes generales

Las Autoridades Generales están constituidas por la Primera Presidencia, el Quórum de los Doce Apóstoles, la Presidencia de los Setenta, el Primer y el Segundo Quórum de los Setenta y el Obispado Presidente. (Véase Autoridades Generales para obtener más información sobre las responsabilidades de estos líderes.)

Áreas

La Iglesia a escala mundial está dividida en áreas geográficas. Por ejemplo, “Europa”, “Asia Norte”, “Caribe” y “Centroamérica” son nombres de áreas específicas de la Iglesia. La Primera Presidencia ha asignado a la Presidencia de los Setenta para presidir sobre las áreas en los Estados Unidos y Canadá. En las otras zonas, la Primera Presidencia asigna presidencias de área para presidir sobre las áreas seleccionadas bajo la dirección del Quórum de los Doce. Una presidencia de área está constituida por un presidente y dos consejeros. Un presidente de área es usualmente una Autoridad General seleccionada de entre el Primer o el Segundo Quórum de los Setenta, mientras que los consejeros pueden ser Autoridades Generales o Setentas de Area seleccionados de entre los otros Quórumes de los Setenta.

Los miembros de la Presidencia de los Setenta o de las presidencias de área viajan frecuentemente dentro del área asignada para enseñar y animar a los líderes locales y a los miembros de la Iglesia. Se asigna también a los Setentas de Área a reunirse con los presidentes de estaca en su área e instruírlos, bajo la dirección de la presidencia de área o la Presidencia de los Setenta.

Estacas

La mayoría de las áreas de la Iglesia están divididas en estacas, las que usualmente comprenden de cinco a doce congregaciones que se denominan barrios o ramas. Fue el profeta Isaías quien empleó el término estaca. Él describió la Iglesia en los últimos días como una tienda asegurada por estacas (véase Isaías 33:20; 54:2).

Un presidente de estaca y dos consejeros dirigen la estaca. El presidente de estaca es el sumo sacerdote que preside en una estaca. Estos líderes velan por el bienestar espiritual y temporal de los miembros de la Iglesia.

La presidencia de estaca llama a doce sumos sacerdotes a conformar el sumo consejo de la estaca. Bajo la dirección de la presidencia de estaca, los miembros del sumo consejo colaboran en la supervisión de la obra de la Iglesia en la estaca, desempeñando muchas tareas administrativas y de asesoría.

En forma similar a la administración general de la Iglesia, una estaca tiene presidencias de las organizaciones de la Sociedad de Socorro, los Hombres Jóvenes, las Mujeres Jóvenes, la Primaria y la Escuela Dominical. Estas presidencias asesoran a sus respectivas organizaciones en cada barrio de la estaca.

Las estacas también tienen un patriarca, un hombre que es ordenado para dar bendiciones patriarcales a los miembros de la estaca. Las bendiciones patriarcales otorgan guía y consejo inspirado y específico del Señor a quien la recibe.

Barrios

A semejanza de la Iglesia en la antigüedad, los miembros de la Iglesia hoy en día están organizados en congregaciones. Las congregaciones grandes (de aproximadamente 300 miembros o más) se denominan barrios. Las congregaciones más pequeñas se llaman ramas. Un barrio está dirigido por un obispo y dos consejeros, quienes conforman un obispado; mientras que las ramas son dirigidas por un presidente de rama y dos consejeros. A continuación se describen las responsabilidades de un obispo, que son similares a las de un presidente de rama.

Obispo

Un obispo tiene muchas responsabilidades. Además de velar por todos los miembros del barrio, tiene una responsabilidad particular de guiar a los hombres y a las mujeres jóvenes del barrio. Él supervisa la enseñanza, la obra misional y el crecimiento espiritual del barrio. Es responsable de realizar entrevistas de dignidad, aconsejar a los miembros y administrar la disciplina de la Iglesia. Es responsable de cuidar del pobre y del necesitado, supervisa las finanzas, los registros y el uso y la seguridad del centro de reuniones.

Al obispo le asisten en estas y otras responsabilidades, dos consejeros, un secretario ejecutivo, diversos secretarios y los líderes de las organizaciones del barrio. Se llevan a cabo reuniones de liderazgo regularmente para que el obispo, y quienes le ayudan, analicen en consejo el bienestar de los miembros del barrio.





« Antes
Siguiente »

No hay comentarios

Publicar un comentario