Latest News

lunes, 13 de mayo de 2019

Félix Sánchez: “Mi cuerpo era mi más grande rival”


SANTO DOMINGO RD.- Entre el 2001 y el 2005, el vallista dominicano Félix Sánchez hizo valer con creces el apodo que él mismo se había puesto y que había forjado con tinta en un tatuaje en uno de sus brazos, la S de Supermán.

Corriendo bajo la bandera dominicana, Sánchez conquistó no uno, sino dos campeonatos mundiales y una medalla de oro de los Juegos Olímpicos durante ese trayecto, que comprendió una racha de 43 carreras ganadas en forma consecutiva.

“La verdad es que pensé que nunca se iba a acabar (la racha ganadora). Me sentía invencible cuando estaba en la pista y la verdad es que no había un rival que me intimidara o que yo pensara que me podía llegar a ganar cuando estaba saludable”, dijo Sánchez en una extensa entrevista con el Periódico Hoy en un restaurante de la capital dominicana.

Pero Sánchez no era invencible, era un ser humano más, con grandes virtudes y un dominio prácticamente absoluto de su especialidad del atletismo, los 400 metros con vallas.
Pero hasta SúperSánchez encontró su kriptonita: las lesiones.

Entre el 2005 y el 2012, el cuerpo de Sánchez se desplomó, con múltiples problemas físicos en sus pantorrillas y cuadriceps que afectaron su desempeño y que incluso lo pusieron a pensar en un retiro temprano de las pistas.

“Mi cuerpo era mi más grande rival. Cuando yo estaba en un 90-100 por ciento de condiciones, nadie me podía ganar, y esa era mi realidad, eso era lo que yo vivía cada vez que salía a la pista a correr”, agregó el velocista.

Entre el 2005 y el 2011, las lesiones golpearon duro, extremadamente duro.
Y el peor año de todos fue el 2008, cuando llegó a los Juegos Olímpicos de Londres sin haber hecho ni una sola carrera oficial en esa temporada.

Sánchez ni siquiera pudo clasificar a las finales de los 400 metros con vallas, en una fecha en la que recibió una noticia fatal, un día antes de entrar a la pista: había muerto su abuela, quien se encargó de su crianza en San Diego, cuando su madre trabajaba.

“Fue una prueba muy difícil, cuando las cosas están bien uno no entiende qué tan fuerte uno es, pero los tiempos difíciles son los que te marcan de verdad… y yo no imaginaba que era tan fuerte”, recordó Sánchez.

Relató que el 2008 fue el año más complicado en materia deportiva, pero también personal.
“Sin lugar a dudas que el 2008 fue mi peor temporada. Sufrí mucho dolor, pero no solo físico sino también emocional”, indicó.

Después de esa carrera en el Nido de Pájaro, en Beijing, Sánchez pensó mucho en abandonar las pistas.

“Pensé que esa iba a ser mi última carrera. Muchas veces me lo dije a mí mismo. Pero yo no me defino por el apoyo de la gente, sino como superar mis propias metas y por eso seguí adelante, seguí corriendo por la República Dominicana y por mí mismo”, dijo.
« PREV
NEXT »

No hay comentarios.

Publicar un comentario