Latest News

domingo, 28 de marzo de 2021

Academia de EE. UU. estudia el manual militar de Mella


Roberto Valenzuela

Los dominicanos entraban en combate con una impetuosa arenga: “¡Viva la República!”. El grito de guerra de los españoles era: “¡Viva la Reina!”. Los revolucionarios trataban de restablecer la República que fue convertida en una colonia de España, bajo el reinado de Isabel II. Santo Domingo pasó a ser dependencia española, como lo era Cuba y Puerto Rico.

Como España era una potencia militar, sus experimentadas tropas iban bien armadas, con sus uniformes, zapatos, gorras, corbatas. Superaban en armas, número y logística a las dominicanas, azoladas por una pobreza paupérrima.

Los restauradores luchaban descalzos, sin camisa y su arma más común era el machete. Montaban a caballo al pelo, en contraste con la temida caballería española que iba con su silla de montar y todos sus ajuares para la guerra.

El historiador Emilio Rodríguez Demorizi recopiló una pintoresca descripción que hace Pedro Francisco Bonó del cantón de Bermejo, Monte Plata, establecido por Gregorio Luperón y que venció al caudillo anexionista Pedro Santana. “No había casi nadie vestido: Harapos eran los vestidos; el tambor de la Comandancia estaba con una camisa de mujer por toda vestimenta. Daba gusto verlo redoblar con su túnica. El corneta estaba desnudo de la cintura para arriba. Todos estaban descalzos y a piernas desnudas…”, relataba Bonó, quien fue ministro de Guerra del Gobierno Provisional Restaurador de Santiago. Rodríguez Demorizi escribió la obra “Papeles de Pedro F. Bonó”, 1964.

Al comienzo de la guerra el Gobierno Provisional hizo circular entre los combatientes un documento titulado “Instrucciones del Ministro de Guerra del Gobierno Restaurador, general Matías Ramón Mella”. Enumeraba punto por punto la implementación del sistema de guerra de guerrillas, para enfrentar a un ejército más disciplinado y numeroso que el dominicano. El futuro padre de la Patria advertía que “nunca, nunca” se debía pelear frente a frente con los españoles y que las milicias debían ser invisibles como el viento: Atacan y desaparecen. Están en todas partes y en ningún lado”.

La táctica de Mella fue tan bien ejecutada que los jefes guerrilleros solían decir orgullosos que mientras se siga utilizando España podía enviar al país a 50,000 hombres y siempre serían derrotados. Conjuntamente, utilizaron el método, igual de desconcertante y demoledor, de tierra arrasada, quemando ciudades, cultivos, mataban animales, impidiendo que los españoles tengan acceso al agua, comida, transporte y alojamiento. Los revolucionarios llegaron a incendiar las ciudades de Santiago, parte de Puerto Plata, Barahona, Monte Cristi, San Cristóbal, Azua, Neiba.

El general en jefe del ejército español, capitán general y gobernador de Santo Domingo, José de la Gándara, envía un informe secreto a su gobierno en que admite lo imposible que es pelear con las guerrillas locales. Revelaba que estaban perdiendo la guerra. “(…) El dominicano es hombre de gran valor y de una extraordinaria aptitud para batirse al arma blanca en guerra de emboscadas y sorpresas: Es un enemigo temible. Nunca se presenta a pecho descubierto. No nos ofrece un flanco por donde herirlo. Dotado de gran resistencia corporal, de gran conocimiento de las localidades, ágiles y sagaces para andar por sus impenetrables bosques”, expresa De la Gándara en su informe, que luego lo convirtió en el libro “Anexión y Guerra en Santo Domingo”.

Además recoge dos cartas de soldados españoles integrantes de los regimientos del coronel Mariano Cappa. La primera está fechada en Puerto Plata, el 26 de septiembre de 1863. Dice así: “Mi querido K… Extrañarás que ni una broma se me ocurra conociendo mi carácter, que aún en peligro de morir, me río de mí mismo. Aquí sólo se piensa en morir. Esto es cien mil veces peor que nuestra guerra civil. Aquí no vale el valor porque nos batimos con los árboles. Parapetados en los inmensos árboles, hacen fuego por los flancos, por la vanguardia y la retaguardia.

Te ciñen en un círculo de fuego que si avanzas, avanzan; si retrocedes, retroceden. Detrás de cada árbol hay un fusil que vomita la muerte. No hay momento seguro: Oyes silbar las balas y no sabe de dónde vienen. Hacemos fuego a los árboles y nos damos cuenta que las bajas nos las han causado a nosotros…”.

La segunda carta fue escrita a inicio de 1864. “(…) El diablo me lleve, si les veo término esto. Estos malditos indios no se les ve nunca, tan pronto están aquí como se desaparecen, y cuando nosotros hemos creído que han sido derrotados se aparecen tirando que es un gusto. Y cuenta que no son malos tiradores, cuando apuntan, Jesús, no hay más que santiguarse, ahí está el hombre tendido largo a largo. Y eso que no están todos armados. ¿Qué será el día que a esos pillos les lleguen las buenas armas? (…)”.

Estas cartas son firmadas con un seudónimo o aparecen sin firma para que si cae en mano del enemigo no delatar su autor y el lugar donde se encuentra.

El general Mella murió el cuatro de junio de 1864, pero antes dotó a los restauradores del instrumento para derrotar a los españoles y reconquistar la independencia: La táctica de guerra de guerrillas. Matías Ramón Mella fue héroe de las guerras de Independencia (1844) y la de Restauración (1863).

Mella fue un genio militar, al punto que su manual de Guerra de Guerrillas se encuentra en la Academia Militar de los Estados Unidos en West Point, también conocida como West Point o el Ejército. Analizan en detalle de como un ejército pequeño, de una nación pequeña; puede derrotar a una potencia militar, de una nación tan grande...
« PREV
NEXT »

No hay comentarios.