Latest News

martes, 2 de marzo de 2021

MP recusa a dos de las juezas Odebrecht por excluir testigo



Magistrada Yunes responde a la acusación de director de Pepca sobre decisiones del tribunal

El Ministerio Público recusó ayer a Thania Yunes y Yissel Naranjo, dos de las tres juezas del Primer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional, con cuyo voto mayoritario impidieron que el testigo Julián Rojas abriera “la caja de pandora” con los supuestos secretos financieros de los cuatro exfuncionarios públicos encartados en el caso Odebrecht.

Las recusadas por sospecha de supuesta imparcialidad también excluyeron el jueves el análisis y el informe del testigo de las declaraciones juradas de los exfuncionarios.

Con ambas decisiones resultaron favorecidos los imputados Víctor Díaz Rúa, Andrés Bautista, Roberto Rodríguez y Tommy Galán.

“Lo que ha sucedido hoy es la consecuencia de un ruido extraño que huele a impunidad, que han dado dos juezas”, dijo el titular de la Procuraduría Especializada en Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca), Wilson Camacho.

La exclusión del testigo número 14 que motivó la recusación fue solicitada por la defensa de Díaz Rúa. Al pedimento se adhirieron las demás defensas.

Argumentaron que si ya el tribunal había excluido el informe por carecer el testigo de legitimación para la inspección y análisis de las declaraciones juradas porque esa es una facultad que le confiere la Ley 311-14 a la Cámara de Cuentas, consecuentemente tampoco podía valorar un incremento patrimonial entre esas declaraciones de bienes.

La representante del MP Mirna Ortiz trató con uñas y dientes de salvar al testigo, afirmó que no existe ninguna base legal que impidiera continuar con sus declaraciones en el proceso; e incluso señaló que una situación similar sucedió con la testigo número 13 Anny Cuello, y el tribunal le permitió seguir declarando.

“Cualquier interés en desacreditar o excluir la prueba tiene que hacerse con el testigo sentado ahí, a través de los mecanismos de interrogatorio y contrainterrogatorio, que es lo que establece la norma”, argumentó.

Primera decisión. A unanimidad rechazó el pedimento de los imputados y ordenó la presentación del testigo Rojas para que continuará su exposición.

La defensa de Díaz Rúa hizo oposición a esta decisión, y solicitó al tribunal volver sobre sus pasos y excluir al testigo como hizo con su informe, a lo que lógico se opuso el MP, y el tribunal volvió a deliberar.

Roto a unanimidad. Esta vez el voto se fraccionó. Las magistradas Yunes y Naranjo se retractaron y votaron a favor de la exclusión del testigo; mientras que la presidenta del tribunal Gisselle Méndez, se mantuvo firme en su decisión para que fuera escuchado. Por el voto mayoritario de Yunes y Naranjo, fue excluido.

Llega Chapulín colorado. Fue en ese momento cuando el titular de la Pepca quien estaba en el juicio contra los imputados en la Operación Antipulpo, fue informado de lo que pasaba en el caso Odebrecht, y rápido bajó a asumir control del MP.

Recusó a las dos jueza indicando que no era la primera vez que con el voto mayoritario de ambas el MP salía perjudicado.

Dijo que por ellas el tribunal no admitió como prueba a Marcos Vasconcelos Cruz ni que se transmitiera el juicio en el momento de producción de las pruebas con la presentación de los testigos; y también que se le estableciera al Ministerio Público un requisito de procedimiento que no establece la norma, referente al plazo a la orden judicial para obtener información financiera.

Consideró sospechoso que cuando la defensa de Díaz planteó el incidente de excluir al testigo Rojas las tres juezas votaron a unanimidad para que el testigo fuera escuchado; sin embargo, “cuando vino el recurso de oposición, que no es sujeto de ningún recurso, viene el palo de la gata (voto contrario), con un agravante, pues ninguna de las dos juezas explicaron qué las motivó a hacer su cambio de decisión”, dijo.

Le matan el gallo ne la funda. La respuesta de la magistrada Yunes puso en entredicho las afirmaciones del representante del MP, al señalarle que “por si no se lo habían dicho”, con excepción de la de ayer, las tres decisiones a las que él se refirió, se tomaron a unanimidad por el tribunal.

“Esta juzgadora entiende que se equivoca el Ministerio Público cuando entiende que la tarea de enfrentar la impunidad es de los jueces. No es de los jueces. La tarea de los jueces es evaluar pruebas que presentan las partes y decidir conforme a Derecho aunque esa no es la respuesta que se quiera”, dijo.

Agregó que si el motivo que fundamenta la recusación en su contra quiere insinuar que ella parcial o poco independiente, “cae en cascada…”

De su lado, la magistrada Naranjo también le puso una mascarilla en la boca al MP, y dijo que su posición “no tiene sentido ni es respetable”, asegurando que todas las decisiones que se han tomado en el tribunal ha sido con estricto apego a la ley.

“Resulta cuesta arriba partir del escenario de que el tribunal y estas juzgadoras han dado decisiones tanto en favor como en contra de cada una de las partes como ha reconocido el Ministerio Público al inicio de sus palabras, y luego, porque no le pareció la acusación, porque no le es adecuada a la acusación, decir que la motivación es el sustento para una recusación ante este tribunal”, puntualizó.

La recusación del MP a las dos jueza será remitida a la Corte de Apelación del Distrito Nacional que deberá decirla en tres días laborable conforme a la norma, informó la presidenta del colegiado magistrada Méndez, por lo que el juicio continuará el 11 de marzo en curso a las 9:00 de la mañana.

Fiscal y jueza
El director de la Pepca dijo que por dos juezas el tribunal no admitió como prueba a Marcos Vasconcelos Cruz ni que se transmitiera el juicio en el momento de producción de las pruebas con la presentación de los testigos. La respuesta de la magistrada Yunes puso en entredicho las afirmaciones del representante del MP, al señalarle que “por si no se lo habían dicho”, con excepción de la de ayer, las tres decisiones que refirió, fueron tomadas unánimes.
« PREV
NEXT »

No hay comentarios.